La Rectora “presente-presente”

No existe mayor satisfacción y alegría para mí que llegar cada día a mi trabajo. Porque es la oportunidad de compartir con los niños de Aprendemos Jugando y San Juan del Camino en la convivencia del aprendizaje significativo. Reconocer en cada uno sus habilidades y talentos, su creatividad y deseo de vivir intensamente me permite llenarme de energía para luchar deseando transformar el mundo. Cada niño es mi inspiración para soñar y sentirme libre, para disfrutar de la vida y compartir de verdad cada experiencia como si fuera única. Verlos correr, disfrutar del aprendizaje, sorprenderse con la naturaleza es vital. Jugar con los amigos, asumir roles distintivos dentro de la Micro sociedad, saludar afectuosamente dando abrazos de “osito” y contar sus experiencias apasionadamente de lo que viven diariamente, una fantasía. Resolver en momentos sus conflictos, tener en claro los valores de clase y sentirse orgullosamente “Sanjuanistas” me permite crecer y aprender con ellos, el valor de ser “seres sociales”.
Aprendemos Jugando es un hermoso lugar donde la fantasía de una “infancia con sentido” se hace realidad, el aprendizaje social se logra en la convivencia con estudiantes de todas las edades, que permiten con el vinculo permanente, la aplicación de los valores y el reconocimiento y respeto a la diferencia. 34 años de historia educativa lo comprueban con más de 3.000 niños egresados, que aún conservan el vínculo con el Jardín por su valiosa experiencia.
Que orgullosa me siento de estar diariamente rodeada de niños; le doy gracias a Dios por permitirme asumir el maravilloso reto de educar, crecer como persona, compartir la responsabilidad compartida, reafirmar mis valores y trabajar incansablemente por el futuro de Colombia, que requiere de la mirada de niños y jóvenes ciudadanos con liderazgo, valores y creatividad.

chayo